miércoles, 27 de abril de 2011

Ajijic

Una mañana, salimos temprano rumbo a Ajijic, pueblo  pintoresco habitado mayoritariamente por norteamericanos y canadienses. Tiene uno de los suelos urbanos más caros de todo el país que  cotiza entre 150 a 2000 dólares el metro cuadrado, alberga alrededor de 9 500 moradores de muchas nacionalidades incluyendo  ciudadanos de Nepal y cuenta con todos los servicios básicos.
El significado toponímico de Ajijic puede tener dos variantes, ambas correctas: “en los ombligos de agua” (manantiales) y “por donde el agua se arremolina”.
Se considera que Ajijic es una de las poblaciones que tiene mayor densidad de habitantes internacionales  en el país.
Al llegar visitamos la Parroquia de San Andrés, antiguo templo del siglo XVIII con un amplio portón de madera tallada  y en cuyo  interior encontramos una gran paz rodeados de altares de santos y una atmosfera mística.
Frente a la iglesia se encuentra una cafetería especializada solo en vender café: café tostado de ayer, molido de hoy, servido por sus dueños, un matrimonio amable. Este café se compone de café de Chiapas, mezclado con café de Veracruz y de Oaxaca. Las mesas de este lugar son muy singulares, pues donde uno pone las tazas, es un cristal que cubre cuatro vitrinas o departamentos  donde se  muestran granos de diferentes variedades de café. El que tomé, fuerte y delicioso. También ofertan helado de café.
Este es un pueblo donde habitan muchas parejas de norteamericanos mayores que viven de sus altas jubilaciones y pensiones de Estados Unidos  y han comprado hermosas casas en Ajijic porque es un lugar muy apacible y tranquilo, de hecho los nativos de ese lugar aprenden inglés para  comunicarse mejor con ellos.
Muchas de ellas cuentan con piscina.

Las calles son estrechas, llenas de galerías y estudios de arte donde se pueden adquirir óleos, acuarelas, esculturas en metal y madera y joyería de plata.
 Ajijic se caracteriza por tener una amplia y viva vida cultural.
Editan una revista  donde anuncian exposiciones, dan datos curiosos del lugar y es el medio para que todos estén informados de lo que acontecerá.
En el pasado mes de marzo se realizo en Ajijic en Primer Festival  Sangre Viva cuyo objetivo es preservar las culturas prehispánicas que poblaron la región Occidente antes de la colonización en especial las wixaricas (más conocidos como huicholes) y las chichimecas. Entre las actividades se realizo una exposición de piezas propias de las regiones Norte de Jalisco y Centro de Guanajuato y un recorrido musical  desde el género prehispánico, hasta lo clásico, el reggae y el flamenco.
En Ajijic también hay modernas pequeñas empresas, tiendas de souvenirs y muchas casas elegantes en sus alrededores.
En su centro está la tradicional plaza del pueblo con su glorieta donde una banda da conciertos y deleita  con su música a los paseantes. Tiene dos esculturas de hierro que la adornan y la presiden. Cuando  visitamos Ajijic, se veían pocas personas  en las calles, estaban en el trabajo y en las escuelas pues era día laboral.
Saliendo de  Ajijic,  a solo 10 minutos por carretera,  se llega al Lago de Chapala.
En el entronque  de la carretera Chapala-Ajijic se encuentra Tobolandia, balneario que cuenta con 18 toboganes, cuatro albercas y amplias áreas verdes, ideal para disfrutar en familia en estos días de vacaciones.
S

2 comentarios:

  1. ¡Me encanto tu nota!
    Sigue disfrutando de México, tu México; de nuestro México.
    Bienvenida.
    Saludos :D

    ResponderEliminar
  2. Hola Polet!
    Gracias por la bienvenida, te confieso que me encanta México!

    saludos
    Adligmary

    ResponderEliminar